Verónica Reyero es fundadora de Antropología 2.0 y colaboró con la FGSR en el desarrollo del encuentro sobre innovación del sector del libro en los últimos días de mayo y principios de junio. Entonces un grupo de expertos de la industria editorial del ámbito internacional, así como analistas de los comportamientos culturales y de consumo se unieron “digitalmente” para tratar de desentrañar las claves primeras del confinamiento mundial en esta industria. Este encuentro ha sido apoyado por el Ministerio de Cultura y Deporte.

Verónica se encargó de diseñar estrategias para el desarrollo de una de las sesiones de trabajo y también llevó a cabo una presentación que despertó mucho interés. Después de ocho mese de pandemia aporta unas notas sobre la relación entre la experiencia física y los cauces digitales y su fragilidad en el terreno de la lectura.

¿Durarán mil años los libros digitales?
Verónica Reyero

Hay pocos placeres como levantarse un sábado por la mañana y tomar café al amparo de un libro. El mayor riesgo es que nuestra bebida se derrame sellando las páginas del libro con una perenne mancha marrón. Lo cual podía llegar incluso a denostar solera; una historia paralela a la que esconden sus páginas. Pero, ¿qué pasa si se me cae el café en mi tableta mientras leo? ¡Pánico! Se acelera mi pulso y mi presión cardiaca. Es un aparato nuevo y no ha sido precisamente barato. Agarro un trapo y lo seco rápidamente ¿Habrá penetrado café en los circuitos? ¿Afectará a su funcionamiento? ¿En serio tengo que buscar ahora la garantía? En ese momento pienso en lo fácil que se rompen las nuevas tecnologías y en cómo las de antes, como los libros físicos, no eran tan delicadas. Aguantaban mejor los derrames de café y en general las vicisitudes de nuestras caóticas vidas.

Durante los primeros meses de la crisis covid cualquier objeto que fuera manoseado por muchos, como un libro, era sospechoso de ser un agente virulento. Quién sabe si el virus podría haberse cobijado entre los recovecos de la tinta. Siendo las pantallas menos sospechosas no es de extrañar que la venta de libros digitales se disparase. A mitad del apogeo Kindle-19 tuve la oportunidad de participar en Readmagine2020, donde, entre otras cuestiones, reflexionamos sobre el futuro de las bibliotecas, y si algún día volveríamos a visitarlas para tocar, oler y sentir las páginas de los libros que albergaban.

Lo cierto es que muchas bibliotecas del mundo ya se han puesto las pilas y han ideado formas de adaptarse a los nuevos tiempos. Años de digitalización de muchas de sus obras y documentos han traído la consecuente reducción del espacio destinado a conservarlas.  Entonces, ¿a qué destinarán las bibliotecas sus espacios? ¿Cómo pueden adaptarse a la nueva realidad y conservar su lugar privilegiado en la transmisión del conocimiento?

Las bookless libraries son espacios públicos que no tienen libros físicos, y en su lugar ocupan las salas con ordenadores, proyectores y otras tecnologías que permiten a sus usuarios acceder a obras de todo tipo en formato electrónico. La prestigiosa biblioteca médica de la Johns Hopkins University fue en 2012 una pionera en transformar su biblioteca en una bookless library. El mayor argumento a favor de esta estrategia vino del propio personal de la biblioteca. Calcularon que en un día promedio entraban a la biblioteca un centenar de personas de las cuales solo cuarenta sacaban algún libro. En cambio, más de 35.000 artículos se descargaban diariamente en su web. La gente seguía buscando información, pero no de la misma manera.

No cabe duda de que la digitalización ha transformado la sociedad entera. Pero esto no exime un punto de vista crítico, con amplitud de miras, hacia los riesgos que puede conllevar.

Por ejemplo ¿qué pasaría con todas las obras digitales en caso de apagón electrónico? ¿Podrían caerse los servidores donde las tenemos alojadas? ¿Podrían ser hackeadas? Todo esto puede parecer impensable, casi tanto como una pandemia y confinamiento global a finales del año pasado. Si algo hemos aprendido este bizarro 2020 es que debemos estar preparados para los futuros improbables. Sabemos que los libros impresos pueden durar milenios con nosotros (como “El Sutra del diamante” cuya impresión está datada en el año 868 y aún seguimos conservando una copia), pero no tenemos ni un ápice de garantía de que las obras digitalizadas vayan a durar tanto.

Luego está la cuestión sensitiva. No podemos omitir que siempre habrá personas que disfruten oliendo un libro, anotando ideas en el margen de sus páginas, contemplándolo en su biblioteca o prestándoselo como acto de reciprocidad a algún buen amigo. Los libros a fin de cuentas son también extensores de nuestra identidad. Simbólicamente mucho más potentes que un mero contenedor de conocimiento.

Si bien la industria editorial venía avizorando la digitalización como una cuestión inminente, y esto no es a priori negativo, lo cierto es que no podemos dejarnos engullir por una actitud acrítica hacia lo digital. Por ello, considero que cuestiones como la ciberseguridad, o la función identitaria de los libros deben ser tenidas en cuenta en cualquier debate editorial contemporáneo.

El Foro Demos se ha consolidado como el día de las fundaciones y la sociedad civil en España. Es un día de trabajo, de encuentro y de celebración, para la colaboración entre las fundaciones, para compartir proyectos, experiencias y para identificar oportunidades de actuaciones conjuntas.

El pasado 8 de octubre se celebró el foro digital “Leer con cabeza”, un encuentro multidisciplinar sobre fomento de la lectura y salud del cerebro que tenía como objetivo compartir ideas y buenas prácticas para descubrir cómo se trabaja con la lectura para potenciar la salud.

La Fundación forma parte del proyecto europeo Aldus Up, una red europea de ferias del libro para el desarrollo de investigaciones e iniciativas de apoyo del intercambio de derechos entre países europeos, la promoción de la lectura y la traducción, así como nuevos esquemas para que las ferias del libro potencien su audiencia y accesibilidad. Este proyecto debuta con su lanzamiento en la feria de este año.

El 13 de octubre ha tenido lugar un foro de trabajo con una cincuentena de directores de ferias del libro y otros profesionales del sector editorial en torno al impacto de las transformaciones de 2020 y la reflexión sobre las estrategias de futuro. Los coordinadores de este debate creativo han sido Luis González (director de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez); Elena Pasoli (directora de la Feria del libro infantil de Bolonia); Marifé Boix García, (Vicepresidenta de la Feria del Libro de Frankfurt).

Este evento se ha centrado en el debate sobre estrategias de futuro para las ferias del libro durante los próximos años. En esta sesión se generaron ideas sobre tres tipos de ferias: ferias dirigidas exclusivamente a profesionales, ferias con espacios u horarios dedicados a profesionales y público en general y, finalmente, ferias dirigidas exclusivamente al público, a los lectores. ¿Deben evolucionar rápidamente todas o algunas de las tres categorías? ¿Deben introducirse cambios radicales para alcanzar sus objetivos? ¿Deberían transformarse esos objetivos para cada una de las tres categorías? Todas las aportaciones se centraron en generar ideas sobre una posible nueva propuesta de valor.

El proyecto Aldus Up está coordinado por la Asociación Italiana de Editores (AIE) y en su marco la FGSR liderará uno de los cuatro bloques de trabajo, dedicado a los proyectos para el desarrollo de audiencias. Asimismo, también será responsable de la ejecución del bloque relativo a la diseminación, bajo la coordinación de la Federación Europea de Editores.

Durante la Feria de Frankfurt la Fundación también estará presente en las sesiones del Content Innovation Council, del cual es vocal el director de la FGSR, Luis González. Asimismo, participará en los grupos de trabajo del Creative Shift, que coordina la Cámara Alemana del Libro.

Readmagine 2020 ha conseguido adaptarse a la imposibilidad de reunir a los participantes en Casa del Lector como en ediciones anteriores mediante una estrategia de colaboración y digitalización, dirigidas a amoldar a las dificultades que se planteaban para un evento físico y muy basado en la interacción de unos profesionales con otros. La apuesta que implicaba bastantes riesgos ha catapultado a Readmagine como evento mundial, que durante estos días está congregando a 550 responsables y profesionales del sector del libro internacional.

Michel Tamblyn, presidente y CEO del grupo Kobo Rakuten, resumió la potencia de esta experiencia al finalizar su intervención el pasado jueves con la afirmación de su convencimiento de que tras la pandemia es inteligente priorizar la inversión en las personas en lugar de los espacios.

Mientras Tamblyn dialogaba desde Toronto con Luis González, director General de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, que se encontraba en Madrid y con Rüdiger Wischenbart, de Ebook World Report, que intervenía desde Viena, numerosos participantes interactuaban en un chat, lanzaban preguntas, accedían a un repositorio documental y organizaban interacciones entre ellos mediante el intercambio de perfiles profesionales que funcionan como una mezcla de Linkedin y las tradicionales tarjetas profesionales.

Readmagine es una experiencia de éxito y ahora un ejemplo un contexto difícil

Readmagine nació hace 15 años como un evento en el que se ponía en contacto a los profesionales del sector del libro con las herramientas y estrategias de otras industrias con el objetivo de potenciar la innovación. En Readmagine se ha trabajado siempre con la lectura, las bibliotecas o los libros con el objetivo de re-imaginar, inventar o reciclar. A partir de esta idea de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez (FGSR) ha integrado a bibliotecarios con diseñadores de experiencias o a editores con la industria de los videojuegos. Para la edición de este año la FGSR ha ampliado su alianza de los últimos cinco años con IPDA (International Publishing Distributors Association) a la institución parisina EDRLab, para la fusión de Readmagine con la Digital Publishing Summit.

El desafío de los organizadores fue resuelto durante tres semanas de reflexión e investigación tras la declaración del confinamiento, la FGSR anunció que READMAGINE 2020 se llevaría a cabo en dos versiones: la edición digital del 1 al 12 de junio y la edición boutique en la última semana de noviembre.

La segunda gran decisión de FGSR, IPDA y EDRLab fue de la de cambiar el programa previsto para centrar buena parte de las presentaciones y debates en el impacto cultural e industrial de la pandemia. Por lo tanto, la Covid-19 se consolidó como un eje temático transversal para el desarrollo de esta edición tan extraordinaria de Readmagine.

En la primera semana de la versión on-line de Readmagine se ha vivido una explosión en el número de participantes que interactúan desde Australia hasta México y una gran cantidad de mensajes de apoyo y solicitudes de información sobre el método de diseño de este evento, adaptado a las condiciones de aislamiento y prohibición de los viajes.

Tal y como ha señalado un líder del sector del libro digital “el más difícil todavía” de los organizadores se plantea con la creación de tres grupos de trabajo en remoto, en los cuales se articulan equipos internacionales en torno a tres desafíos:

  • Transformación de los comportamientos de lectura tras la Covid-19.
  • Modelos de negocio viables en un nuevo contexto de aceleración de la digitalización.
  • Marco europeo de políticas públicas ante la competencia de las grandes plataformas en un mundo que se ha hecho más digital.

Estos equipos van a trabajar desde diversos continentes compartiendo plataformas de videoconferencia y de paneles interactivos en tiempo real. Los resultados de estos grupos de trabajo serán la materia prima para la otra versión de Readmagine en noviembre. Un encuentro presencial en Casa del Lector, que se ha denominado como Edición boutique porque se ha diseñado para la concurrencia de un grupo escogido y reducido de participantes, dadas las dificultades que se prevén para los viajes internacionales.

Busch sobre la innovación constante como una partida de ajedrez

Durante la primera semana de Readmagine se han desarrollado dos conferencias sobre el impacto de la pandemia en los comportamientos humanos. Desde una perspectiva antropológica amplia Verónica Reyero (Antropología 2.0) mostró el escenario sorprendente de las pautas de comportamiento durante el confinamiento y Olivia Valentine (Global Web Index) aportó un gran caudal de datos sobre los consumos on-line en los cinco continentes.

Otra de las citas más relevantes fue una conferencia impartida por Michael Busch, CEO del gigante alemán Thalia, quien dejó una “lección magistral” de cómo integrar una estrategia empresarial para potenciar los libros impresos y digitales a través de librerías y plataformas con una visión humanística sobre lo que implica la lectura y la innovación en un mundo que ha sido sacudido por la pandemia.

En una elocuente explicación en la que fue desgranando con transparencia las estrategias para consolidar la salud del grupo Thalia, Busch comparó el sistema de trabajo que utilizan con  un proceso en el que se desarrolla una partida de ajedrez en la que hay sucesivos desplazamientos del tablero. Una de las claves de este grupo en el último período se ha basado en la fluidez de la experiencia de los compradores a lo largo de los diversos canales comerciales.

Wichenbart y la aceleración de tendencias tras la pandemia

Rüdiger Wischenbart ha presentado su Ebook World Report, como en todas las últimas ediciones de Readmagine, pero este año ha incorporado datos específicos sobre el impacto de la pandemia en este mercado, a partir de una información muy sólida con datos de los mercados en lengua alemana.

Wischenbart es un colaborador habitual de Readmagine y en su intervención ofreció una serie de conclusiones sobre el mercado durante la pandemia, que se caracterizarían por una aceleración de algunas tendencias que él mismo había recogido sobre 2019, entre las que identificó:

  • Una presión para la reducción de precios en la oferta digital.
  • Un mayor uso alternativo y funcional de formatos digitales y analógicos entre los lectores, así como un fenómeno similar de fluidez entre libro y audiolibro.

A partir de sus datos su interpretación es que esas y otras tendencias venían de 2019 y los hechos excepcionales de 2020 podrían implicar una intensificación de las transformaciones.

Accesibilidad y modelos de suscripción

Cristina Mussinelli y Gregorio Pellegrino de la Fondazione Lia presentaron todos los elementos de su trabajo para aportar soluciones y estándares para la accesibilidad en el caso de distintas discapacidades a los libros digitales, así como los pormenores de su proceso de certificación como agencia colaboradora con los editores italianos.

Alexandra Borg y Erik Wickberg de la Stockholm School of Economics presentaron su estudio sobre el modelo de suscripción en el campo del libro. A partir de los datos del primer cuatrimestre del año 2020 ambos expertos concluyeron que se va a asistir a un impacto grande de la pandemia en el incremento de la facturación de las plataformas que trabajan con el modelo de suscripción en el mundo del libro (como ha ocurrido con la música y el cine).

En la segunda semana de la versión on-line de Readmagine se están desarrollando talleres y presentaciones sobre esquemas de lectura en la “nube”, herramientas para el control de la propiedad intelectual, apps para la lectura en diversos canales, Open Publication Distribution System para libros digitales y audiobooks, metadatos para la visibilidad de los libros, las narraciones visuales, flujos de trabajo editorial mediante AI, accesibilidad para libros escolares para niños dixlésicos, interoperabilidad de libros y la accesibilidad de los audilibros.

Una de las principales conclusiones del estudio sobre las percepciones de las madres es que consideran importante este tiempo de lectura compartido con sus hijos, pero sienten que carecen de toda la información de la que quisieran disponer para ser más eficaces.

Hay una clara mayoría entre las madres que otorga una gran importancia a este tiempo de lectura compartido. Los motivos que destacan son los siguientes:

Le ayuda a desarrollar la atención y el lenguaje 77 %
Es un momento de relación afectiva 74 %
Aprende más cosas 68 %
Es un momento divertido para mi hijo/a y para mí 66 %

Bayard Revistas en colaboración con la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, ha llevado a cabo este estudio de opinión sobre la prelectura entre las madres suscritas a un boletín, (destinado a proporcionarles información sobre los primeros pasos en la crianza de los hijos). Este estudio también incide en otras variables que afectan a la presencia de la lectura en el hogar y se ha realizado en las condiciones de confinamiento que se han vivido durante el mes de abril.

Para el 95% de las madres encuestadas sí tiene sentido abordar la lectura como actividad lúdica con niños de 2 y 3 años.

Las madres consideran que no tienen bastante información sobre dónde encontrar libros adaptados a la edad de sus hijos y sobre qué pueden hacer ellas para que en el futuro sean buenos lectores y están interesadas en potenciar esta vertiente.

El 60% de las madres considera que no tiene bastante información sobre la importancia de «leer antes de saber leer». En la pregunta sobre en qué aspecto les gustaría estar mejor informadas señalan como muy importantes:

Qué puedo hacer para ayudarle a ser buen lector en el futuro 76 %
Dónde encontrar las mejores actividades de prelectura para niños de 2 a 3 años 70 %
Qué cuentos son los más adecuados para cada edad 63 %

Otros datos destacables del estudio en el que han colaborado ambas instituciones son:

  • El 51% de las madres no acuden con sus hijos a las bibliotecas.
  • El 72% de las madres utilizan el móvil y/o la tablet para contar cuentos, cantar y jugar con sus hijos
  • El 16% lo consideran inevitable, pero reconocen que les genera inquietud.

La Fundación ha rediseñado su propuesta para la edición de Readmagine de 2020 a causa del impacto de la pandemia, que ha hecho imposible la organización de un evento que iba a reunir a lo largo de cinco días a casi 1.000 profesionales en torno a la distribución digital de contenidos, la edición universitaria, el libro infantil y juvenil, la edición digital o la formulación de una respuesta europea para la industria cultural.

La respuesta de la FGSR y de sus principales aliados en este proyecto -IPDA y EDRLab- ha sido la de reformular la propuesta en torno a dos proyectos:

  • Readmagine Edición Digital en junio.
  • Readmagine Edición Boutique en noviembre.

Se ha abierto el plazo de inscripción para Readmagine Edición Digital, que se centrará en analizar el impacto de este período de pandemia sobre la industria del libro. El punto de partida de los trabajos de este año es que toda la innovación digital, que se ha planteado como estrategia desde la primera edición de Readmagine en 2005, pasa a convertirse en “mainstream” para todas las organizaciones y procesos del ámbito cultural.

Esta primera versión de Readmagine en 2020 se adapta a la dinámica de confinamiento y supresión de viajes, mediante la organización de:

  • Un ciclo de conferencias virtuales.
  • Una difusión de documentación previa sobre cada una de las temáticas de las presentaciones.
  • Un esquema de interacción con los ponentes y configuración de grupos de trabajo.

Dentro de la nómina de conferenciantes se incluyen:

  • Busch, Michael, CEO de Thalia
  • Gardeur, Hadrien. De Marque
  • McCloy-Kelley, Liisa. Penguin Random House
  • Mussinelli, Cristina. Fondazione LIA
  • O’Leary, Brian. BISG
  • Orme, Richard. DAISY
  • Reyero, Verónica. Antropología 2.0
  • Rhomberg, Andrew. Jellybooks
  • Tamblyn, Michael. CEO de Kobo Rakuten
  • Tröger, Jens. Bookalope
  • Valentine, Olivia. Senior Analyst at GlobalWebIndex
  • Weck, Daniel. EDRLab
  • Wikberg, Erik / Borg, Alexandra. Stockholm School of Economics
  • Wischenbart, Rüdiger. Wischenbart Consulting.

Algunas de las temáticas específicas son las siguientes:

  • El impacto del Covid-19 en las tendencias de consumo cultural en el hogar.
  • Desafíos del modelo de suscripción para el contenido cultural.
  • El futuro del sector del libro después del Covid-19 ¿Cómo cambiarán las cosas?
  • Optimización de flujos de trabajo editorial.
  • La expansión de los audiolibros.
  • Certificación de la accesibilidad al libro digital.

La segunda cita de Readmagine en 2020 se plantea como un evento presencial a celebrar durante la última semana de noviembre en formato “boutique”, es decir, con grupos de participantes más reducidos y muy centrados en:

  • Los nuevos aprendizajes para afrontar la situación post Covid-19.
  • Formulación de prototipos a partir de las conclusiones de la versión digital de junio.
  • Debate y formación en torno a la presencia de España en la Feria de Frankfurt 2021.

El enfoque definitivo de la “Edición Boutique” de Readmagine está vinculado a la evolución de la situación de la pandemia durante los próximos meses.

La Eri-Lectura de la Universitat de València, Universidad de Salamanca y Università degli studi di Padova han realizado el estudio “Hábitos lectores durante el confinamiento del COVID-19”. Se trata de un trabajo de campo para el cual se solicita la colaboración de todas aquellas personas que puedan participar en la respuesta al cuestionario, cuyo enlace es el siguiente: go.uv.es/lectura/COVID19

Este estudio tiene como objetivo conocer los hábitos de lectura durante el confinamiento, así como sus posibles cambios desde que se decretó el estado de alarma. También pretende ver la relación que pueden guardar los hábitos lectores durante este periodo con otras variables personales tales como la situación hogar, la habilidad lectora percibida, el nivel educativo, el tipo de lectura que se realiza, etc.

¿Nos ayudas con tus respuestas al #covid19HábitosLectura?

Enlace de la encuesta: go.uv.es/lectura/COVID19

Webpage del proyecto en Web ERI Lectura

–  Español: http://go.uv.es/lectura/habitoslecturaES

–  Italiano: http://go.uv.es/lectura/habitoslecturaIT

–  Valenciano: http://go.uv.es/lectura/habitoslecturaVAL

Durante la última reunión de PubMagNet en Casa del Lector el director de la FGSR hizo una presentación sobre los programas experimentales que lleva a cabo la fundación en el campo de la industria del libro y de las bibliotecas. En concreto, desarrolló las conclusiones del informe “Visiones desde el sector del libro en la era exponencial” a partir del estudio de las percepciones de los profesionales del sector.

En esta entrevista realizada al final de esta reunión, Andrew Albanese – de Publishers Weekly- reconoce que ha aprendido mucho sobre la situación de la industria en España y sobre la importancia de las bibliotecas públicas para el sector. Por otra parte, disfrutado inmensamente y con respecto a Casa del Lector dijo: “Este lugar…, déjame decirte que si hubiera tenido este lugar cuando era joven, hubiera pasado aquí todo el tiempo “.

Tras las explicaciones y visita del centro de la FGSR en Madrid Fabrice Piault – de Livres Hebdo- señalaba que “me ha sorprendido ver la gran diversidad de actividades que se realizan aquí. Quiero decir que le dan la bienvenida a muchos tipos de cosas, es un lugar muy abierto “.

Lena Scherer -de Buchreport- consideraba que el tipo de investigación que desarrolla FGSR viene a cumplir un papel similar al de los medios dedicados a la información sobre la industria editorial “porque tratamos de identifcar información y ofrecerla a los editores y libreros que necesitan hacer bien su trabajo”.

Carlo Carrenho y Antonio Martín (PublishNews, España), Andrew Albanese (Publishers Weekly, EE. UU.), Rüdiger Wischenbart (Wischenbart Consulting, Austria), Fabrice Piault (Livres Hebdo, Francia) y Thomas Wilking, Buchreport y Lena Scherer (Buchreport, Alemania) participaron en un foro con expertos sobre el mercado español del libro y otros mercados de habla española en la sede de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en Madrid.

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez es una organización independiente sin ánimo de lucro que trabaja desde 1981 generando conocimiento sobre la lectura, bibliotecas y libros, así como proyectos experimentales para transferir a la sociedad ideas innovadoras y herramientas para potenciar la lectura.