Isabel Blanco es Directora de la Rede de Bibliotecas Municipais de Coruña desde 1990 y, por lo tanto, persona clave en el devenir de un sistema bibliotecario que se considera uno de los más saludables de España.

Isabel Blanco de licenciada de en geografía e historia y máster en gestión cultural, dirige la Red de Bibliotecas Municipales de A Coruña desde 1990.  A lo largo de su trayectoria laboral ha participado activamente en asociaciones y foros profesiones e impartido cursos sobre gestión bibliotecaria. Siempre ha estado activa en la reformulación de ideas para las bibliotecas públicas, participando en foros profesionales a través de conferencias sobre políticas públicas y bibliotecarias, evaluación de servicios bibliotecarios y gestión cultural.

Su apuesta por la innovación fue la causa de la colaboración de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez con el Ayuntamiento de Coruña y, concretamente, con la Rede de Bibliotecas Municipais, para la propuesta de una reformulación de una nueva propuesta de valor bibliotecaria. Esta propuesta se ha centrado en el proyecto A Eira.

La ciudad para la que has venido trabajando durante tu trayectoria profesional se encuentra claramente por encima de la media en los indicadores bibliotecarios. ¿Cómo explicas la situación a la que se ha llegado? ¿Cómo explicarías el proceso a lo largo de estos años?

Yo creo que dos factores han sido determinantes para que esto suceda. El primero que cuando yo comencé mi andadura profesional me encontré con un Concejal que tenía muy claro que quería construir una red de bibliotecas en la ciudad. La suerte es que este Concejal duró doce años y este tiempo de  estabilidad política nos dio fuerza y tiempo suficiente para asentar un proyecto sólido de bibliotecas públicas en la ciudad. Pasados estos doce primeros años, el proyecto no podía más que desarrollarse debido a la gran aceptación social que tenían las bibliotecas ya en la ciudad. El segundo factor es el gran equipo de profesionales que forman parte de la Red, que con su vocación y su buen hacer han logrado situar a las BMC (Bibliotecas municipales de A Coruña) en un referente tanto a nivel social como a nivel profesional. Muestra de ello es que en los estudios de satisfacción sobre los servicios municipales que realiza el Ayuntamiento, las bibliotecas siempre son un servicio muy valorado.

En cuanto a mi papel en este proyecto, creo que uno de los aciertos fue apostar por un sistema de evaluación que demostrase a los Gobiernos municipales la rentabilidad de las bibliotecas frente a otros servicios municipales similares. Mi experiencia es que a las bibliotecas nos cuesta más conseguir los recursosque a otros servicios,  y ante este hecho solo nos queda la buena argumentación.

No obstante, tú y tu equipo teníais habéis tenido una inquietud por seguir actualizando y mejorando la oferta a los ciudadanos. ¿Cómo explicas tu idea inicial para un nuevo espacio bibliotecario en el barrio de Sagrada Familia?

Como todas las ideas, fue una confluencia de factores y de oportunidades. Por una parte, el Plan municipal de Bibliotecas de A Coruña recoge que la Biblioteca Sagrada Familia tiene un déficit de espacio y debería ampliar su superficie y, de pronto, nos ofrecen el alquiler de un local anexo a la Biblioteca de 100 m2. Por otra parte,  desde mi participación en el programa de Bibliotecarios Innovadores (INELI) tenía ganas de experimentar con la metodología aprendida en ese Programa,Design Thinking for Libraries. Con esta situación previa, acudo a la Jornada ”Las bibliotecas como laboratorio ciudadano”, celebrada en Medialab Prado en noviembre del año pasado y conozco la experiencia que estaba llevando a cabo la Biblioteca Luis Rosales de Madrid en colaboración con la Fundación Germán Sánchez Ruipérez con esta metodología. Además, en el debate final conozco a Adriana Ávila, Decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de A Coruña que defiende la biblioteca pública como lugar ideal para educar en la promoción de la salud. Al finalizar la Jornada, tenía claro que el proyecto de ampliación de la Biblioteca Sagrada Familia debería de estar vinculado a un proyecto de laboratorio ciudadano.

Cuando se inició el trabajo con la FGSR ¿Qué papel pensabas que esta institución podía jugar?

Tenía claro que la FGSR podían materializar la aplicación de la metodología Design Thinking for Libraries por su experiencia previa tanto en el Programa INELI como en la Biblioteca Luis Rosales de Madrid, y podían elaborar una propuesta de futuro para la Biblioteca Sagrada Familia de forma rápida y muy profesional. También, pensaba en lo que mis compañeros y compañeras podrían aprender de los profesionales que trabajan en ella.

El proyecto de A Eira implica una primacía de las personas sobre los espacios o las inversiones en nuevos contenedores ¿lo contemplas como una experiencia piloto para poder aplicar a alguna nueva infraestructura o a otras bibliotecas?

Si, por supuesto. Normalmente en las BMC trabajamos de esta manera, primero diseñamos un proyecto y lo llevamos a cabo en una biblioteca y si funciona adecuadamente lo extendemos a las demás bibliotecas de la Red.

El proyecto presentado por la FGSR se centra en cuatro perfiles de usuarios ¿Cómo percibes cada uno de los perfiles en este momento? ¿Qué necesidades nuevas se presentan en cada caso, según tu experiencia y lo que los equipos bibliotecarios de Coruña están detectando?

Los jóvenes quieren descubrir y crear; reclaman espacios propios y manifiestan su interés en que la biblioteca les proporcione recursos para trabajar la edición: video, radio, fotografía, fanzine, trabajos y proyectos escolares…

Los adultos (50-65) quieren aportar y recompensar. Tienen  tiempo y energía. El hecho de venir a hacer cosas ya es una compensación para ellos.

Las personas mayores son la memoria del barrio y de la ciudad. Muchos de ellos acuden a diario a la biblioteca y detectamos que para ellas es un espacio terapéutico y, por tanto, promotor de salud

Los nuevos coruñeses, necesitan instalarse y enriquecer a la comunidad con todo lo nuevo que le pueden aportar desde sus conocimientos. Si bien es cierto que se integrarían en los tres grupos anteriores, tienen también sus necesidades y demandas específicas: asesorías, mejora del idioma a través de la transmisión oral y de la lectura, espacios de encuentro, de reconocimiento y  de comunicación con los vecinos, de conocimiento del barrio y del entorno.

¿Qué papel otorgas a la colaboración de dos facultades de la Universidad en este proyecto?

Es el valor añadido del proyecto. La visión de Raquel Martínez, decana de la Facultad de Sociología, es fundamental porque aporta un doble conocimiento. Por una parte, al ser vecina y usuaria de la Biblioteca desde niña nos proporciona una visión muy potente de las necesidades del barrio y, por otra, sus conocimientos y experiencia profesional nos están orientando a la hora de construir el sistema de evaluación y de interpretar los resultados. En cuanto a la participación de Adriana Ávila, decana de la Facultad de Ciencias de la Salud, nos ha hecho tomar conciencia del valor terapéutico que puede tener la biblioteca pública y de que es el centro más apropiado para promover la educación para la salud.

¿Qué idea tiene Isabel Blanco sobre lo que significa innovar en las bibliotecas públicas?

Para mi innovar es probar fórmulas  distintas a las que veníamos experimentando tradicionalmente para dar respuesta a las nuevas demandas de las personas usuarias, expresadas o potenciales;  es buscar soluciones a problemas comunitarios de manera no ortodoxa; es decir es responder a las demandas de los/as usuarios/as  de forma distinta a la que los profesionales de las bibliotecas lo veníamos haciendo.

¿Cuáles son los tres principales desafíos de las bibliotecas públicas para seguir siendo relevantes en el futuro?

El primero es que la biblioteca pública se convierta en un centro mediador y de apoyo a la comunidad. Son tantos los desafíos, relacionados con el acceso a la información y la adquisición de conocimiento, que las personas tenemos que asumir diariamente en esta sociedad que nos pueden llegar a provocar una sensación de estar perdidos y desorientados. Me gustaría que la biblioteca pública se convirtiera en ese centro próximo al que los vecinos y vecinas pueden acudir para obtener información, para aclarar dudas o para recibir orientación, de tal manera que nos facilite la toma de decisiones que son necesarias para desarrollar nuestra vida personal, profesional y social.

El segundo desafío es convertirse en un centro de aprendizaje al que podamos acudir a lo largo de toda nuestra vida. La complejidad que han traído las TICs a la sociedad requiere un reciclaje continuo y deberíamos de poder pensar que la biblioteca pública es un buen lugar para formarse permanentemente.

Y el tercero, pero no menos importante, es que la biblioteca pública debería introducir a las personas usuarias, reales o potenciales, en sus tomas de decisiones. Si las personas que dirigimos las bibliotecas no queremos equivocarnos a la hora de desarrollar proyectos, debemos contar con la experiencia y conocimientos de la comunidad. Los conocimientos y la experiencia del personal bibliotecario ya no son suficiente garantía para que un proyecto tenga éxito.

¿Cuáles serían los siguientes pasos que te gustaría dar en el terreno estratégico de las bibliotecas de Coruña?

La visión estratégica de los servicios bibliotecarios depende de cada territorio, por ejemplo el plano estratégico no puede ser el mismo en una  red de bibliotecas que en una única biblioteca.

En las BMC la visión estratégica tiene tres vertientes que van desde una estrategia general relacionada con el papel que las bibliotecas públicas deberán tener en un futuro próximo a otra específica de nuestraOrganización,  pasando por una estrategia de ciudad. Así que siguiendo este orden, podemos decir que queremos que las BMC sean una referencia entre las organizaciones que educan y aprenden, queremos trabajar para conseguir que en A Coruña haya un único servicio de biblioteca pública, porque actualmente hay tres servicios bibliotecarios dependientes de diferentes Administraciones, y queremos conseguir una estructura sólida para mantener la cultura organizativa, de cooperación e innovación, y los estándares de calidad que las BMC tenían hasta ahora.

Durante los últimos años has participado como mentora en un programa de formación en innovación a bibliotecarios iberoamericanos, que desarrollaron conjuntamente esta Fundación y el Cerlalc, con apoyo económico de la Gates Foundation ¿Has conocido algún factor nuevo a partir de la experiencia que haya hecho evolucionar tu visión sobre las bibliotecas?

Desde luego,  este programa me ha marcado profesionalmente aunque mi visión de la biblioteca pública no ha cambiado radicalmente sino que se ha visto reforzada. Cuatro son los aprendizajes:

  • La biblioteca pública es un servicio que para que sea referencial en una comunidad tiene que contar con ella, tiene que escucharla atentamente y tiene que diseñar los servicios y los proyectos en función de las necesidades de esa comunidad. Para ello, el personal bibliotecario tiene que superar las ortodoxias profesionales adquiridas en los centros oficiales de formación profesional.
  • No siempre el éxito de un proyecto bibliotecario está unido a la disponibilidad, o no, de suficientes recursos. Existen experiencias buenísimas en comunidades iberoamericanas desarrolladas con pocos recursos. La clave está en el alto grado de implicación en el proyecto del personal bibliotecario y de las comunidades.
  • La innovación es fundamental para que los proyectos alcancen sus objetivos y para que ésta tenga lugar es necesaria mucha creatividad. La falta de recursos agudiza la imaginación.
  • La metodología es muy importante para que los proyectos tengan éxito. La metodología Design Thinking adaptada a bibliotecas es una buena metodología para desarrollar proyectos bibliotecarios innovadores.

¿Cómo convencerías a un político para que priorizase la inversión en bibliotecas públicas? ¿Cuál sería tu principal argumento?

Explicándole los beneficios sociales que conllevan los servicios bibliotecarios pero, sobre todo, haciéndole ver con datos que una inversión en un servicio de biblioteca pública, comparada con otros servicios culturales y/o educativos, tiene mayor rentabilidad por lo menos en lo que se refiere a afluencia de público y a su satisfacción con el servicio. El alto número de personas usuarias suele sorprender positivamente y convencer a los políticos de la necesidad de este servicio. Además, argumentarles que la biblioteca pública contribuye a generar o regenerar espacio público porque es un lugar que contribuye a crear relaciones interpersonales que son tan necesarias actualmente para combatir el aislamiento característico de la sociedad tecnológica contemporánea y, por último, hacerles ver que la biblioteca pública contribuye a generar riqueza en la comunidad en la que está inserta porque hay un retorno económico de la inversión.

Y para desarrollar una buena argumentación,  es fundamental evaluar los proyectos y los servicios de forma habitual;  es importante contar con buen sistema de indicadores y con estudios de satisfacción de las personas usuarias que ayuden a realizar esta evaluación.

La FGSR ha sido invitada por la Fondazione Fitzcarraldo a presentar sus ideas y proyectos durante ArtLab, una plataforma italiana para la innovación de las políticas y las prácticas culturales. Este proyecto reviste la forma de un encuentro en el que intervienen stakeholdersque se consideran de relevancia internacional y una gran cantidad de redes de organizaciones italianas, agencias, empresas, autoridades políticas y universidades.

El director de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez intervino el 27 de junio en una mesa redonda sobre “La cultura en el tiempo digital: desafíos y oportunidades”, moderada por Pier Luigi Sacco (Asesor del Comisario de Educación y Cultura de la Comisión Europea) y con la presencia de expertos como Luca del Pozzolo (Director del Observatorio Cultural del Piemonte y autor del influyente “Il patrimonio culturale tra memoria e futuro” y de “Esercizi di sguardo. Cultura e percezione del quotidiano”).

 

 

En la segunda jornada del 28 de junio Luis González impartió la conferencia inaugural del foro, dedicado a la elaboración de un plan estratégico para las bibliotecas en Italia e intervino en una sesión sobre la finalidad y los métodos de los planes estratégicos. Este foro se desarrolló durante toda la jornada segunda e intervinieron, entre otros, Flavia Cristiano, directora del Centro para el Libro y la Lectura de Italia, la investigadora de la Universidad de La Sapienza di Roma, Maddalena Battaggia, Stefano Parise, Director de las bibliotecas de Milán, Grazia Mattei, Presidente de Meet (Digital Cultural Center), así como las integrantes de la Comisión Nacional de Bibliotecas Públicas de la AIB, Loredana Gianfrante, Maria Antonietta Ruiu y su coordinadora, Cecilia Cognigni, quien también ejerció de presentadora del director de la FGSR, tanto en la conferencia inaugural como en la sesión sobre planes estratégicos.

Las principales líneas de actuación que fueron presentadas como prioridades por Luis González en el campo bibliotecario se centraron en cuatro direcciones:

  • La innovación en la propuesta de valor de las bibliotecas.
  • El diseño de experiencias de usuario como respuesta al desafío digital.
  • Las nuevas formas de interacción: la participación ciudadana.
  • La evaluación del impacto social de los proyectos bibliotecarios.

Los grupos de trabajo fueron recogiendo para su análisis el enfoque y las experiencias piloto que está desarrollando la Fundación Germán Sánchez Ruipérez durante el último año en cada una de las direcciones mencionadas.

 

 

Durante el próximo periodo de gobierno (2019-2023), el presidente electo impulsará la innovación con una nueva junta directiva que afrontará retos como el desarrollo de la filantropía y el reconocimiento de los mecenas, el fomento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la mejora de la regulación del sector, el avance en buen gobierno y transparencia, o la inversión en transformación digital.

Madrid, 25 de junio de 2019. Javier Nadal ha sido reelegido presidente de la Asociación Española de Fundaciones (AEF) en la asamblea general que se ha celebrado hoy en la sede de la Fundación Diario Madrid ante la presencia de representantes de sus fundaciones asociadas. En la asamblea se ha presentado a la nueva junta directiva y se han aprobado la memoria de actividades 2018, las cuentas anuales, el manual de prevención penal y el código de conducta de la AEF.

El presidente de la AEF ha renovado su cargo tras haber cumplido los objetivos marcados en la legislatura anterior. Para el próximo período (2019-2023), Javier Nadal ha creado un nuevo modelo de junta directiva, que será paritaria y reduce su tamaño en un tercio: “Queremos seguir avanzando en la mejora y eficacia del gobierno de la AEF. Por eso proponemos este nuevo modelo de junta, que será compatible con el objetivo de aumentar el número de fundaciones implicadas de manera activa en la dinámica de la Asociación”, ha afirmado Nadal. “¿Cómo? Articulando la AEF a través de una red de Grupos de trabajo y Comisiones que, alrededor de la junta directiva, pero con una gran autonomía y flexibilidad, respondan a los desafíos actuales y futuros de la sociedad civil”.

Esta novedosa propuesta estratégica incluirá grupos como el Consejo Territorial (presidido por Nadal), así como otros enfocados a la Investigación e Innovación Responsable, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Instituto de Análisis Estratégico de Fundaciones (INAEF), Fundaciones Filantrópicas Personales y Familiares, Gobernanza, Cooperación y Alianzas, Sinergias e Innovación social o Universidades y Educación. Una lista que se completa con los Grupos Sectoriales, los Consejos Autonómicos, el Consejo Asesor y el Consejo de mecenas del INAEF.

Nadal ha explicado el porqué de su propuesta: “Una vez más, damos un paso firme en la modernización de la Asociación y del sector fundacional que queremos impulsar desde la innovación. Con este sistema de trabajo afrontaremos retos acuciantes, que necesitan soluciones inmediatas: impulsar la innovación, fomentar la filantropía en nuestro país, reconocer más a los mecenas, generar sinergias en torno a la transformación digital, cooperación o inversión de impacto; mejorar la regulación, visibilizar el impacto social del sector, potenciar la acción de la AEF en todos los territorios de España, o aumentar nuestra presencia internacional, serán puntos claves de una etapa que busca, en última instancia, contribuir a los fines de interés general y crear un mundo mejor.”

Durante la asamblea también se ha presentado el Manual de Prevención y Detección de Riesgos Penales y el nuevo Código de Conducta de la AEF. Ambos documentos responden al compromiso de excelencia de la Asociación y su posicionamiento con los más altos estándares en materia de transparencia y profesionalidad en el desarrollo de su actividad. Asimismo, refuerzan la autorregulación de la asociación, la confianza de las fundaciones asociadas y de terceros, mediante la introducción de mecanismos de control como el canal de denuncias a través del que se pueden canalizar incumplimientos o propuestas de mejora.

Javier Nadal (Arén, Huesca, 1949) es Ingeniero de Telecomunicación por la Universidad Politécnica de Madrid, y Diplomado (DEA) por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense. Presidente de la Asociación Española de Fundaciones desde 2011, es patrono de las Fundaciones Telefónica, FOESSA, Junior Achievement, Exit y Amigos de la Biblioteca Nacional de España.

Durante su extensa trayectoria profesional, ha sido director general de Telecomunicaciones; presidente del Ente Público Retevisión; presidente Telefónica Argentina; presidente Telefónica del Perú; y vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, entre otros cargos de responsabilidad.

 

Composición de la Nueva Junta Directiva de la AEF (periodo 2019-2023)

Presidente: Javier Nadal Ariño (Fundación Telefónica)

Honorio Bando Casado (Fundación de Educación para la Salud)

Julio Domingo Souto (Fundación Mapfre)

Alberto Durán López (Fundación ONCE)

Elisa Durán Montolio (Fundación La Caixa)

Pilar García Ceballos-Zúñiga (Fundación Caja Extremadura)

Carmen García de Andrés (Fundación Tomillo)

Luis González Martín (Fundación Germán Sánchez Ruipérez)

Beatriz Herrera de Miguel (Fundación Mahou)

Isabelle Le Galo Flores (Fundación Daniel y Nina Carasso)

Marta Marañón (Fundación Ayuda en Acción)

Salvador Mas de Xaxás (Fundación Exit)

Adolfo Menéndez Menéndez (Fundación Princesa de Asturias)

Suzana Mihalic (Fundación Barrié)

Vicente Montes (Fundación Rafael del Pino)

Clara Navarro (Fundación Ship2b)

Pedro Tomey Gómez (Fundación Aon)

Alicia Torrego Giralda (Fundación Conama) Nota de prensa

 

Sobre la AEF

La Asociación Española de Fundaciones (www.fundaciones.org @AEF_fundaciones) es una asociación privada e independiente, declarada de utilidad pública. Actualmente agrupa a 800 fundaciones españolas de las más diversas dimensiones, finalidades y ámbitos de actuación. Sus principales fines son: representar y defender los intereses de todas las fundaciones españolas; prestar servicios a las entidades asociadas; y articular y fortalecer el sector fundacional. Es la entidad más representativa a nivel estatal y la segunda más importante de Europa.

El sector fundacional español en cifras

De acuerdo con los datos disponibles, el sector fundacional español:

  • Está formado por alrededor de 8.900 fundaciones activas.
  • Emplea a 256.867 trabajadores.
  • Genera el 0,8% del PIB español.
  • Invierte más de 8.000 millones de euros en proyectos de interés general.
  • Atiende a 35,62 millones de personas (beneficiarios).
  • Realiza actividades en ámbitos diversos de interés general: social, educativo, medioambiental, sanitario, cultural, de investigación o de cooperación al desarrollo, entre otros.

 

La FGSR y la Fundación de Educación para la Salud (Fundadeps) han firmado el 24 de junio de 2019 un convenio de colaboración en el campo del fomento de la lectura para la prevención de enfermedades neurológicas y para mejorar la calidad de vida de las personas que presentan problemas de deterioro en el cerebro o de secuelas psicológicas derivadas de estas enfermedades.

El ámbito de actuación de FUNDADEPS es el fomento de la salud a través de la promoción, la educación para la salud y la investigación científica y técnica, aumentando la calidad de vida de la ciudadanía por medio de la Cultura de la Salud y actuando en la prevención e investigación de las enfermedades.

Los equipos de ambas fundaciones tienen como objetivo avanzar en la cooperación para la ejecución de proyectos que vinculen los efectos positivos de la práctica de la lectura con el desarrollo de información, encuentros multidisciplinares y proyectos experimentales.

En la foto: De izquierda a derecha: María Sáinz (Fundadeps), Luis González (FGSR) y Honorio Bando (Fundadeps)

La Fundación ha organizado las reuniones profesionales denominadas “Aprender a trabajar en la frontera” en el contexto de Readmagine y con el apoyo de la Dirección General del Libro y Fomento de la lectura.

En esta jornada se ha deliberado sobre una estrategia global para el sector del libro en el contexto digital, desde la perspectiva del papel que un editor ostenta en un mundo en el que internet parece dotar a todo el mundo de instrumentos de publicación.

Brian O’Leary hizo una exposición sobre la edición en la era exponencial. O’Leary es el Director Ejecutivo del BISG (Book Industry Study Book), una organización que es una especie de “Think Tank” de pensamiento avanzado para el sector editorial de estados Unidos. En su conferencia el responsable máximo del BISG describió los desafíos del mundo del libro y defendió un esquema de prioridades para que los editores sigan cumpliendo la misión resulte de utilidad para la sociedad.

Esta conferencia se complementó con una intervención sobre los comportamientos de los nuevos lectores en el mundo, los componentes de la denominada Generación Z. Este planteamiento descriptivo corrió a cargo de Chris Beer, que es el Analista Principal de nuevas tendencias en Global Web Index (Londres) -un equipo líder internacional en la medición y evaluación de las tendencias de los mercados digitales y de consumo de ocio- y que pormenorizó una caracterización exhaustiva sobre los hábitos de los miembros de esta generación.

  • La segunda orientada a la búsqueda de soluciones y desafíos en territorios digitales.
  • La tercera consistía en una dinámica de trabajo creativo.
  • La última se basaba en la transferencia de tres herramientas profesionales concretas.

Después de una sesión de networking se hizo una presentación sobre la situación de las empresas que trabajan en el sector de los videojuegos y el funcionamiento de la relación entre la generación de contenidos y los comportamientos de la audiencia mayoritaria -que está compuesta por miembros de las generaciones Z y Millennial-, a partir de la experiencia de Fernando Piquer (CEO de Movistar Riders).

A esta presentación le siguió una conferencia sobre el impacto futuro de la Inteligencia Artificial en la industria editorial y sobre cómo conseguir aprovechar sus prestaciones para hacer llegar los libros a los lectores y consolidar la sostenibilidad de este sector creativo en un entorno cada día más tecnológico. Colin Lovrinivic fue invitado a presentar una experiencia que está llevando a cabo como líder de una empresa, que se ha venido especializando en el campo del libro.

El conjunto de invitados al encuentro trabajó también en unas sesiones guiadas para la elaboración de un prototipo para la innovación del sector del libro. Las conclusiones de esos trabajos serán analizadas por el equipo de la Fundación y posteriormente publicadas.

El cuarto y último bloque del encuentro consistía en la transferencia de tres herramientas a través de talleres de formación.

Gregorio Pellegrino impartió por un taller sobre la accesibilidad de los libros, a partir de las referencias a la nueva normativa que va a entrar en vigor en Europa y de los instrumentos que se derivan de los formatos y estándares del libro digital. Pellegrino forma parte de la Fondaziones Lia (vinculada a la asociación italiana de editores) y de la red Aldus.

Sebastian Posth es un experto en el Blockchain y además ejerce de activista en favor de la implantación de esta tecnología. Precisamente su taller versaba sobre la utilidad y los casos de uso del Blockchain en el entorno de la edición, distribución y comercialización de libros.

Luis Villa impartió un taller sobre la ingeniería o diseño de experiencias de calidad para el sector del libro y la lectura. Villa es un estratega que viene ejerciendo su labor en campos muy diversos (seguros, banca, telecomunicaciones y otros) como consultor y que colabora con la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en el desarrollo de un proyecto experimental para la implantación de una nueva propuesta de valor en una biblioteca pública.

Esta jornada ha sido un punto central de la semana organizada bajo la etiqueta de Readmaginey ha vivido la participación -de un modo u otro- de casi un centenar de personas especializadas, en una dinámica profesional y en las instalaciones de Casa del Lector (el centro de la FGSR en Madrid). Ha sido organizado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y IPDA y ha contado con la ayuda de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura.

Readmagine es la semana dedicada a la innovación en el campo de la lectura y los libros que se viene celebrando desde hace años en “Casa del Lector” (en centro de la FGSR en Madrid). Desde su primera edición en 2005 Readmagine fue concebido como un encuentro de profesionales del sector del libro con otras industrias y disciplinas profesionales para promover un aprendizaje con herramientas insólitas.

Desde el 4 hasta el 7 de junio se desarrollan sesiones con objetivos, formatos y protagonistas muy diversos: desde proyectos con familias hasta eventos con empresas de distribución de libros digitales.

En esta edición vuelve a ser clave la alianza entre la FGSR y la IPDA para la organización de las jornadas de los días 5 y 6, centradas en la vertiente más industrial. La jornada del miércoles tiene el título de “Aprender en las fronteras” y se centra en tres campos de innovación:

  • El estímulo de un nuevo pensamiento estratégico, con la conferencia “Publishing in the exponential age” a cargo de Brian O’Leary (BISG) y el análisis de las nuevas audiencias, con una presentación sobre el consumo de la Generación Z, que hará Chris Beer (GWI).
  • La mirada hacia dos ámbitos de crecimiento intenso, como es el de los e-sports (Fernando Piquer, Movistar Riders) y de la AI (Colin Lovrinovic, Gould Finch).
  • La generación de propuestas para una agenda de innovación para el sector del libro, mediante una dinámica de trabajo de grupos, que sigue la estela del Manifiesto por la Innovación del sector creativo en Europa.
  • El aprendizaje de tres herramientas concretas a través de talleres sobre diseño de experiencias de calidad (Luis Villa, Accenture), Blockchain (Sebastian Posth) y accesibilidad (Gregorio Pellegrino, Fondazione Lia).

En la jornada del jueves tendrá lugar el 6th International Digital Distributors Meeting, con las presentaciones que cada año realizan Rüdiger Wischebart (Global Ebook Report) sobre el mercado de la distribución de ebooks y un informe sobre las tendencias en el consumo digital (Global Web Index).

El Focus Market de este año es India y Shweta Khurana presentará el panorama editorial de ese país. Más tarde tendrán lugar tres mesas redondas sobre:

  • Modelos de suscripción.
  • Voice Tech.
  • Descubrimiento de los libros (discoverability).

En la jornada del viernes la semana se cerrará con un encuentro dedicado a las start-ups del sector del libro (el programa Emprendelibro que comparten FGSR y Factoría Cultural).

Más información en www.readmagine.org

Presentación en el Encuentro Internacional sobre Innovación en el Fomento de la Lectura de un proyecto líder en la inclusión en el mundo de la lectura, liderado por Mussinelli basado en la explotación de las posibilidades que comporta el soporte digital para superar los desafíos que viven algunas personas y convertir a los libros en contenidos plenamente accesibles.

Cristina Mussinelli es Secretaria General de la Fundación LIA y es la responsable de edición digital en la AIE.  Mussinelli trabaja en el sector del libro desde 1982 y está vinculada al ámbito digital y multimedia desde 1992. Desde 1988 es responsable de las áreas de Innovación tecnológica y edición digital de la AIE. En esta asociación es encargada de la gestión de proyectos europeos e internacionales, así como de los programas de formación a profesionales del sector y de la Conferencia Editech y del Observatorio Permanente sobre contenido digital.  Cristina es miembro del Comité Director del (W3C) Consorcio World Wide Web y vocal del Laboratorio Europeo de lectura digital. Como he dicho, es Secretaria General de la Fondazione LIA, que es una entidad sin ánimo de lucro, dedicada a las actividades de fomento de la lectura en todas sus soportes impresos y digitales, a través de la educación, información, difusión e investigación en este ámbito.

Presentación en el Encuentro Internacional sobre Innovación en el Fomento de la Lectura de uno de los programas más potentes que existen en Europa en el fomento de la lectura en el ámbito educativo. El sistema de Bibliotecas Escolares ha conseguido combinar el logro de la estabilidad de una política pública con la permanente capacidad de innovación.

Cristina Novoa es maestra en centros de educación infantil y primaria (24 años). Tiene experiencia en cargos directivos de centros docentes. (11 cursos académicos). Al frente de la Asesoría de Bibliotecas Escolares en la Consejería de Educación desde la creación de esta Asesoría, en septiembre de 2003. Gestión y dinamización de bibliotecas escolares. Colaboración en la formación del profesorado en temas relacionados con las bibliotecas escolares (gestión y dinamización), la competencia lectora y literaria, el fomento de la lectura, ALFIN o educación en información, la organización de los centros y el tratamiento de los contenidos transversales. Coordinación de actividades de formación para el profesorado de toda Galicia, en materia de bibliotecas escolares, como los Encuentros de responsables de bibliotecas y las Jornadas anuales de clubes de lectura en centros de enseñanza secundaria y otros, entre ellos, el Congreso Bibliotecas Escolares en Tránsito, 2011. Integrante de la Comisión Técnica de Bibliotecas Escolares, del Grupo estratégico Prospectiva Bibliotecas 2020) y del Grupo de Trabajo GTALFIN, todos ellos en el seno del Consejo de Cooperación Bibliotecaria. Integrante del Consello de Cooperación Bibliotecaria de Galicia y del “Consello Asesor do Libro”.

 

El proyecto se definió como la ejecución de un informe para la organización de una nueva oferta para las bibliotecas municipales o laboratorio ciudadano o “bibliolab” adscrito a una Biblioteca Municipal Sagrada Familia (BMSF), perteneciente al Servizo Municipal de Bibliotecas del Ayuntamiento de A Coruña.

 

La propuesta de la FGSR plantea una estrategia centrada en las personas, con un proceso de implantación que parte, en su primera fase, del enfoque experimental hacia cuatro nichos:

 

Los jóvenes: descubrir y crear.

La propuesta se dirige a la captación de nuevos usuarios y se basaría en el descubrimiento de la biblioteca, mediante el contacto con una oferta muy alejada a la percepción y, en segundo lugar, el descubrimiento se integraría con la idea de que debe ser un dispositivo de liberación de energías creativas. Por lo tanto, se trata de una estrategia que plantea un modelo de tipo relacional, mediante un impulso a lo digital y lo creativo.

 

Los nuevos coruñeses: Instalar y Enriquecer.

El nicho de los nuevos coruñeses se refiere a los vecinos del barrio que han migrado a la ciudad desde otros países. La propuesta de valor se basa en el objetivo de ayudar a estas personas a realizar una instalación personal en una nueva cultura y en relación con unos vecinos a los cuales comprender y con los que es interesante cooperar. Asimismo, la relación con la palabra “enriquecer” se explica porque su presencia en supondrá un enriquecimiento de la experiencia de la comunidad en la que participan; de esta forma también se entiende que no se concibe como un grupo al cual asignar un dispositivo de carácter exclusivo, sino en todos los casos con una relación con el resto de la comunidad.

 

Los adultos: Aportar y recompensar.

Este nicho se identifica con una demanda latente en el segmento de edades de más de cincuenta y cinco y me- nos de setenta años se produce una situación, una oportunidad, con el surgimiento de un perfil de personas que se encuentran fuera del mercado de trabajo a consecuencia de los procesos económicos y laborales de la última década o por otros motivos. Tratándose de personas adultas que se encuentran en una fase vital en la que disponen de una mayor proporción de tiempo libre o personal y que atesoran una gran capacidad profesional o de cono- cimientos acumulados y pueden aportarlos a los demás. La estrategia es de tipo relacional y debería dirigirse tanto a fidelizar como -más innovador en este caso- a captar nuevos usuarios que disponen de un gran capital de tiempo personal y articularla en torno al gran valor que suponen las capacidades a “aportar” y en relación con la hipótesis de que se trata de una fase vital en la que aportar a la comunidad supone una gran “recompensa” personal.

 

Los mayores: Conservar e irradiar

Este nicho está compuesto por personas mayores de setenta años para los cuales la oferta actual de la BMSF es muy satisfactoria, pero puede diversificarse a través  de la transformación de los objetivos prioritarios del servicio público en el caso de A Eira. Esta nueva oferta presentaría un mayor peso en la vertiente funcional. La estrategia se dirigiría a intensificar el valor de la pro- puesta a través de actividades que se orienten al trabajo de prevención frente a las enfermedades, mediante el im- pacto positivo de la “conservación” de las capacidades, gracias a la lectura y la socialización con otros ciudadanos para “irradiar” su experiencia.

 

Estudio y propuesta de la FGSR para el lanzamiento de una dinámica experimental y participativa en la Biblioteca Municipal Sagrada Familia.

La propuesta plantea las pautas para el diseño de una nueva oferta destinada al espacio que se incorporará a la BMSF. Estas pautas se dirigen a una propuesta de valor presidida por el enfoque piloto y experimental. Por lo tanto, es una nueva oferta que complementa la actual de la biblioteca y al tener este carácter no está obligada a recoger el criterio de universalidad y se puede dirigir a cuatro nichos de demanda concretos.

A diferencia de diversos proyectos de innovación en bibliotecas, que surgen en torno a grandes espacios o proyectos arquitectónicos emblemáticos, las condiciones espaciales de partida son muy modestas. Esta característica tiene la ventaja de que este proyecto puede centrarse en lo crucial: las personas. Queda liberado de la necesidad de dotar de un sentido humano y operativo a un espacio que implique una declaración de intenciones y queda obligado a generar una oferta que se integre con la idea de una experiencia.

El equipo de la Biblioteca y la dirección del Servizo han sido la pieza crucial para que este modelo pudiera ser diseñado. El conocimiento de este equipo sobre las necesidades y la composición de la población objetivo ha sido el punto de partida que puede explicar, si es el caso, lo atinado que pudiera contener la propuesta. La estrategia global bibliotecaria en Coruña parte de una apuesta de largo aliento temporal y hoy se caracteriza por la ambición con la que se formulan los objetivos para lo que debería ser el futuro relevante de la relación de los coruñeses con sus bibliotecas municipales.

El documento con el diagnóstico y la propuesta está disponible para su descarga libre en la sección de RECURSOS.

 

José Pinho intervino en el Encuentro Internacional sobre Innovación en el Fomento de la Lectura para exponer sus estrategias para activar la lectura en la sociedad desde las librerías y los festivales de lectura que ha lanzado. En este vídeo se recoge su presentación, que aportará una nueva mirada sobre el papel de las librerías como agitadores de la lectura en las comunidades en las que trabajan.

Jose Pinho empezó a trabajar con 18 años en el INE de Portugal. Desde 1973 a 1975 tuvo diversos trabajos en París y vuelve a Lisboa para trabajar en un astillero hasta 1986. En esos años retoma el estudio de Lenguas modernas y da clases en el Liceo Camoes y edita la revista Devagar. De 1986 hasta 2005 es directivo de varias compañías multinacionales y director general de Y&R. En 1999 funda con unos amigos Ler Devagar, en 2005 funda Nouvelle Libraire Française, en 2007 la Fábrica de Braço de Plata, en 2009 Ler Devagar en Alcantara y en 2016 adquiere la librería centenaria Ferin en Baixa Chiado. En 2012 crea el proyecto Ciudad del Libro y en el año siguiente comienza la instalación en Óbidos Vila literaria.