¿Cómo trabaja la Fundación?

El método de trabajo de la Fundación se puede resumir en seis ideas.


Generar conocimiento

Desde 1981 la FGSR realiza investigaciones sobre el comportamiento lector en la sociedad, la calidad de los servicios bibliotecarios y educativos o el impacto de la tecnología en las personas, entre muchos otros estudios, que la han consolidado como una referencia mundial en este campo.


Testar ideas y procesos

Una característica definitoria de la FGSR es que no se conforma con el conocimiento que puede generar a través de la investigación, sino que trata de proponer ideas para mejorar la situación y lleva a cabo pruebas experimentales sobre esos planteamientos. Sus diversos equipos de profesionales han desarrollado a lo largo de las décadas, entre una larga lista de propuestas, sistemas experimentales de préstamo digital para bibliotecas, procesos de fomento lector para familias (de naturaleza híbrida: presencial / dispositivo / on line), experimentación sobre el nivel de comprensión lectora en grupos expuestos a estímulos de la biblioteca, integración de la formación musical en la biblioteca, introducción de tabletas en el aula, articulación de videojuegos con fomento de la lectura, estímulos para la lectura de los jóvenes o transferencia de la metodología UX a la biblioteca.


Diseñar modelos

La FGSR transforma algunos de los resultados de sus proyectos experimentales en ‘modelos de utilidad’, nuevos procedimientos para trabajar con mayor eficacia en el fomento de la lectura. Los modelos más visibles son sus experiencias en el diseño y puesta en marcha de centros como bibliotecas para niños y jóvenes, bibliotecas para dar un servicio global a la comunidad, un espacio para la colaboración tecnológica con centros educativos o un gran centro para el lector en la sociedad digital del siglo XXI. Pero también cuenta con un gran acervo de procedimientos concretos, desde cómo organizar una biblioteca escolar, cambiar los métodos de selección de contenidos para adolescentes, implantar un sistema de clubes de lectura virtuales, o potenciar la lectura en una empresa, hasta organizar un sistema de lectura pública en streaming o facilitar procedimientos para convertir una exposición en una experiencia educativa.


Transferir

Desde 1981 la FGSR ha dedicado una gran parte de su actividad a transferir los modelos de utilidad y los nuevos procedimientos a la sociedad: a los profesionales mediante libros, manuales, cursos, seminarios, congresos y publicaciones en internet y a la sociedad mediante estrategias de comunicación, asistencia técnica a las Administraciones Públicas o asesoría a responsables públicos.


Innovar y renovar

La FGSR lanzó en los años 80 programas para prelectores y sistemas de organización y usos de la biblioteca infantil que fueron disruptivos y acabaron consolidándose como experiencias exitosas. Pero que se reconozca el éxito de las innovaciones no implica que los programas se mantengan indefinidamente, porque la FGSR es una organización inquieta e inconformista que renueva sus prácticas para dejar paso a nuevas empresas en un ciclo de transformación constante.


Colaborar es aprender

Los equipos de la FGSR trabajan con la convicción de que la colaboración con otras organizaciones es un camino pleno de aprendizaje y logros enriquecedores que les hacen crecer. Por este motivo cultiva de un modo constante la ejecución de proyectos participados y la rendición de resultados a instituciones que apoyan los proyectos diseñados y ejecutados por la FGSR. Para la Fundación es un orgullo compartir una trayectoria con organizaciones como la AECID, Asociación Española de Fundaciones (de la cual es miembro), Agencia EFE, ASITEJ, Ayuntamiento de A Coruña, Ayuntamiento de Córdoba, Ayuntamiento de Gijón, Ayuntamiento de Madrid, Ayuntamiento de Peñaranda de Bracamonte, Banco del Libro de Venezuela, Biblioteca Nacional de Israel, Biblioteca Nacional de Portugal, Bill & Melinda Gates Foundation, Cerlalc, CNSE, Comisión Europea, Comunidad de Madrid, Consejo del Libro Infantil y Juvenil, CRA Bibliotecas Escolares de Chile, Defensor del Pueblo, Diputación Provincial de Badajoz, El País, European Federation of Publishers, Factoría Cultural, Feaps, Federación de Gremios de Editores de España, Frankfurt Buchmesse, Fundaçao Gulbenkian, Fundalectura, Gobierno Vasco, Google, Grupo 5, Instagram, Ibby México, Ibby Uruguay, IBM, Intel, Junta de Castilla y León, London Grid for Learning, Ministerio de Cultura y Deporte, Museo Thyssen, Starbucks, UAH, UAM, UNED, Unesco, USAL, así como muchas otras organizaciones y –sobre todo– una gran cantidad de lectores de varias generaciones.