JÓVENES AUDIENCIAS

Uno de los desafíos más relevantes del fomento de la lectura es el que se refiere a las jóvenes audiencias: personas que están en la adolescencia y tratan de constituir su personalidad como futuros adultos. La FGSR ha venido llevando a cabo distintas investigaciones cualitativas sobre el comportamiento lector de los adolescentes y sobre sus preferencias en cuanto al tiempo de ocio.

Uno de los campos experimentales de trabajo más envidiables que puede haber es la Feria del Libro de Madrid, porque se trata de la dinámica más abierta que pueda darse -sin sesgos sociales, educativos o derivados del contexto formal en el que se desarrolla la experimentación- y el encargo que la Dirección de la FLM hizo a la FGSR para el diseño y coordinación del nuevo Espacio Joven Car2Go de la FLM ha venido siendo una fuente de descubrimientos interesantes.

Este espacio es una experiencia pionera mediante la que se concede el protagonismo que merece al sector de edad adolescente, al igual que ya ocurre en las principales ferias literarias del mundo. Según las estadísticas realizadas por Séntisis y la propia FLM, tanto en la web como de manera presencial en el recinto ferial, la primera colaboración en este campo supuso en 2018 el aumento de la presencia de jóvenes menores de 25 años representa un 27,8% del total, un espectacular aumento que se debe, en parte, al éxito cosechado por las actividades incluidas en el ciclo.

Se trataron temas como los booktubers, bookstagrammers, las series de televisión, el cómic, el papel de la mujer en la industria del tebeo, para lo que se contó con la Asociación de Autoras de Cómic, y del videojuego; las visiones e innovaciones en el mundo gamer desde las diferentes ópticas y su vinculación con la literatura. También tuvo su espacio la narración oral para jóvenes, la música pop y su conexión con la poesía. Además, se celebró la primera batalla de ilustradoras, un evento que generó gran expectación y en el que se contó con la activa participación del público en todo el proceso. En 2019, el ciclo se reforzó con nuevas propuestas y con mejoras en las instalaciones y en la localización de las mismas, aspirando a consolidarse como una ventana permanente de la FLM a las inquietudes de los adolescentes lectores.