Written by jbermejo

Cómo plantear un club de lectura en el siglo XIX

El Laboratorio Contemporáneo de Fomento de la lectura se ha planteado para el curso 2018/19 una serie de talleres con el contenido centrado en examinar el modo de explicar este protagonismo y el éxito de la propuesta, así como en buscar una serie de rasgos comunes a las fórmulas que son eficaces.

Son varias las razones que justifican las actividades grupales en torno a la lectura a cualquier edad. La posibilidad de compartir propuestas, autores preferidos o historias en diversos formatos con otras personas que tienen las mismas o parecidas inquietudes, algo que en el siglo XXI podemos afrontar en un doble plano virtual y presencial, es motivador tanto para niños y jóvenes como para adultos.

Los lectores habituales refuerzan el interés por la lectura y encuentran nuevos incentivos, y para los poco o nada aficionados a este tipo de prácticas colectivas significa muchas veces el reencuentro con una afición tal vez perdida o erosionada en el tránsito de la infancia a la adolescencia. Incluso en algunos casos puede desembocar en el descubrimiento de sugerentes matices que, a solas, nunca habrían encontrado.

Este documento recoge la experiencia de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez (FGSR) en la gestión de clubes de lectura y trata de aportar algunas pautas y direcciones para la organización de estas estrategias para facilitar a aquellos profesionales que no estén muy experimentados en este campo de trabajo, el posible lanzamiento de un esquema de esta naturaleza. También pueden ser útiles para quienes se propongan dar un nuevo impulso a lo que ahora están llevando a cabo.

Desde los “talleres de lectura” en el centro de Peñaranda de Bracamonte hasta los clubes de lectura para jóvenes en Salamanca, para personas de la tercera edad o para la realidad del post-conflicto colombiano en Madrid, la FGSR ha venido dedicando mucho esfuerzo e interés por aprender las reglas del juego en este campo de actuación y por difundir las lecciones que se han ido aprendiendo. En ciertas ocasiones se ha trabajado conjuntamente y se ha podido aprender mucho de las colaboraciones, como son los casos de las experiencias con la Diputación Provincial de Badajoz o del Instituto Caro y Cuervo. En otros procesos se ha tratado de un camino de aprendizaje de la mano de los lectores, sesión a sesión y mes a mes, durante las últimas décadas.

Recordaba Alberto Mangel en su libro ‘Una Historia de la Lectura’ (que la FGSR tuvo el honor de editar en español en compañía de Alianza Editorial) una carta de Plinio el Joven en la que comenzaba diciendo ‘Vuelvo indignado de una lectura en casa de un amigo mío…’. La razón de su contrariedad era que quienes habían atendido a la lectura de un texto ‘no han despegado los labios’. El propio Mangel nos aclara que el comportamiento que se consideraba amable y adecuado exigía algún tipo de respuesta crítica por parte de quienes escuchaban ‘que sirviera al autor para mejorar el texto’. La lectura siempre ha sido un acto de comunicación entre autor y lector, en muchas ocasiones también en el sentido inverso y, por supuesto, entre los lectores. Como veremos a lo largo de este texto, los clubes de lectura han existido siempre de uno u otro modo (como ocurría en tiempos remotos con la literatura oral o hace menos siglos en los patios en los que la gente de Castilla escuchaba a alguien leyendo el “Lazarillo” o el “Quijote”) y en la era de Internet se ha convertido en una dinámica fundamental para todo hecho cultural.

En la definición de los instrumentos para el fomento de la lectura, los clubes de lectura son una de las pocas herramientas que generan poco cuestionamiento y que encajan de forma virtuosa en los desafíos del momento.

En el documento que se puede descargar aquí se analiza la razón de ser de los clubes de lectura y su utilidad, se ofrece una pequeña guía con los pasos fundamentales para organizar un club, se describe la estructura y los elementos del club, así como unas pautas para dinamizar el club y el esquema diferente de los clubes virtuales.

0