Written by Dani Lillo

La Fundacion GSR y Bayard publican un estudio sobre percepción de la lectura en las familias

El estudio se ha hecho con familias suscriptoras del boletín conmishijos de Bayard

El valor de la lectura que es más importante para los padres es formarse como persona, por encima de otros valores más funcionales

En la elección de los libros prima la opinión de los niños y el consejo de los libreros

Bayard Revistas ha realizado, en colaboración con la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, un estudio de opinión sobre la lectura entre los suscriptores de un newsletter dedicado a dar información para los primeros pasos en la crianza de los hijos, los valores que le otorgan los progenitores o los futuros padres y madres, así como otras variables que afectan a la presencia de la lectura en el hogar.  

La encuesta se ha realizado a 600 familias (concretamente se han contestado 604 cuestionarios) con niños con edades comprendidas entre los dos y los doce años.

La aportación más importante que los padres esperan que hagan los libros a sus hijos es la de ‘despertar su curiosidad’. Este resultado es coherente con la percepción que tiene una clara mayoría sobre el valor de la lectura, en la que priman los aspectos éticos y los relacionados con la diversión sobre los funcionales. Esto se comprueba en las respuestas a la pregunta sobre la razón de la importancia de la lectura, en la que se destacan los porcentajes que señalaban que era muy importante para:

Formarse como persona       76.09%

Divertirse                               73,12%

Adquirir una afición               67,22%

Aprender y ser más culto      65,11%

Estudiar mejor                       56,33%

Por otra parte, es interesante observar la instancia en la que se ubica la prescripción a la hora de elegir los libros para los más pequeños. Teniendo en cuenta que se trata de familias especialmente inclinadas a dotar de importancia al hábito de la lectura en el hogar, debe destacarse que el factor que más importancia tiene a la hora de decidir los libros que se compran es el propio gusto de los niños. Además, se aprecia que tiene mayor influencia la prescripción procedente de las recomendaciones de los libreros sobre las orientaciones de los docentes.