Uno de los desafíos en los que está trabajando la FGSR es la de encontrar nuevos significados a los espacios en un contexto en el que lo digital ha cobrado una relevancia máxima.

Cómo entender el sentido de un espacio para la lectura o cómo articular la experiencia del aprendizaje son preguntas a las que se trata de dar respuesta mediante ideas como Casa del Lector o como las estrategias de aprendizaje híbrido.

Del mismo modo, el trabajo que la FGSR ha venido realizando durante décadas en el terreno del diseño y producción de exposiciones se ve necesariamente impactado por lo digital. Así se encuentra una oportunidad para hacer cosas diferentes, para ofrecer experiencias que, antes del acceso a ciertas herramientas tecnológicas, resultaban imposibles.

En los últimos años la FGSR está experimentando con un nuevo formato de exposición en el que los visitantes acceden a los contenidos en el lugar físico de la muestra -cualquiera de los centros de la Fundación- y también interactúan con experiencias a través de dispositivos digitales. En estas exposiciones se ofrece una experiencia híbrida en la que no solo hay dos cauces para el acceso sino que, también, ciertos elementos del espacio físico expositivo activan una interacción con el contenido digital.